ASPECTOS FILOSÓFICOS DE LA RESPIRACIÓN CONSCIENTE

La Respiración Consciente es una disciplina que alía un protocolo de análisis, de comprensión y de conciencia y una técnica de respiración bien precisa.
Esta combinación favorece:

la actualización de lo que ha sido vivido como conflicto, pérdida o dificultad y/o

la reconsideración y digestión de toda experiencia no asumida, inconfortable , sufrida o rechazada.

En modo simbólico y preverbal, la experiencia del nacimiento marca una referencia, una tendencia perceptiva, una básica y refleja forma de sentir y reaccionar.
Múltiples siguientes experiencias y momentos colaboran sucesivamente en la configuración y validación de un sistema único y personal de predicciones y a priori con el que mantendremos nuestro propio diálogo con nuestra « realidad ».

 

Lo que llamamos realidad es pues, más bien, nuestra percepción personal de las cosas y lo que consideramos bueno o malo, aconsejable o problemático, la consecuencia de nuestras conclusiones conscientes o inconscientes de nuestras experiencias.
Esta responsabilidad perceptiva es la base del proceso de análisis, de reconsideración y de amplitud de miras que propone La Respiración Consciente. Cada cual ha « interpretado » los acontecimientos vividos y cuenta con la posibilidad de revisitarlos, meterlos en relación y en perspectiva y retirar conclusiones menos viscerales y reflejas.
Relativizar posiciones y convicciones, poder aportar otros ángulos de visión menos ensimismados es sin duda ser más libres, mas justos y más inteligentes.

 

Considerar nuevas posibilidades y alternativas favorece la serenidad y el bienestar físico, emocional y filosófico.
No se trata, en ningún caso, de negar la influencia y la existencia de circunstancias y acontecimientos externos relevantes, o de minimizar la participación de las personas que forman parte de nuestra vida, sino de comprender y aceptar que no se puede mejorar la posición y la estabilidad emocionales mientras nos consideremos el efecto de las circunstancias y de los demás y no sepamos de qué modo y en qué medida definirnos como la causa.

 

Mientras localizamos en nuestro entorno nuestra dificultades, reforzamos una sensación de ser víctimas del mundo en lugar de identificar la resonancia íntima que las cosas producen en nosotros y definir cuidadosamente nuestra nueva posición y nuestra nueva actitud.
La Respiración Consciente es una verdadera revolución emocional en cuanto renovación profunda y consciente de nuestra percepción de todo y de todos.